Archivo del Autor: plazadehistoria

La colonia en Chile

colinia chile 2015

Anuncios
Vídeo

Epistemología y educación

Vídeo

Re-significación de las facultades de educación

Vídeo

Las escuelas normales

Pueblos originarios de Chile.

Asignatura: Electivo Historia, Geografía y Ciencias Sociales.
Unidad: El legado colonial
Curso: 3° año de enseñanza media.
Tema o título: Los pueblos originarios en el territorio de Chile.

Objetivo de aprendizaje Explicar los cambios que se producen en la estructura social, jurídica y religiosa de los pueblos originarios de Chile con la llegada de los españoles y durante el período colonial.

Objetivos de la guía:
• Caracterizar los rasgos culturales más significativos de los pueblos originarios de Chile antes de la llegada de los inmigrantes españoles en 1536.
• Construir infografía sobre los pueblos originarios de Chile utilizando información de diversas fuentes, láminas, imágenes, etc.
• Demostrar interés por la construcción de su propio conocimiento mediante la elaboración de un trabajo original y de alta calidad.

Instrucciones:
• La ejecución de esta guía corresponde a un trabajo de tipo colaborativo, por lo que puede ejecutar con un compañero o compañera de trabajo.
• Cada uno de los integrantes es responsable de la ejecución, limpieza y presentación del trabajo en los tiempos que el profesor explicite.
• El producto de esta guía será evaluada de forma sumativa, por lo que la nota será consignada en el 30% de las actividades de clases.
• El porcentaje de exigencia es del 60% y el total de puntos del producto corresponde a

1. ÁREA NORTE ÁRIDO O NORTE GRANDE.
A) Los primeros pueblos costeros: Los arqueólogos han fechado en 7000 a.C la presencia de los grupos pescadores más antiguos en el litoral norte de Chile. Influidos por pueblos del Perú evolucionaron rápidamente haciendo uso de diversas técnicas que permiten diferenciarlos; de este modo encontramos la cultura de los ”anzuelos de concha” primeramente y luego la cultura de los “anzuelos de cactus”. Sepulturas que muestran signos de ritos funerarios evidencian una preocupación por lo trascendente, que es verdaderamente sorprendente en el Complejo Chinchorro que se extendió entre Arica e Iquique, cultura en la que se practicó la momificación mucho antes que en el Egipto, adelanto al que unen un dominio de la cestería y los tejidos de lana de vicuña.
B) Los Changos: En la costa norte desde el Loa hasta el Aconcagua, prosperó un grupo de pescadores llamados Changos por los españoles. Fabricaban embarcaciones con cueros de lobo marino inflados, faena que incluía el cosido, el sellado y la impermeabilización de los cueros. Los changos se desplazaban por las caletas del Norte buscando mariscos en las rocas y aventurándose en el mar para pescar. Cazaban lobos de mar valiéndose de arpones, también utilizaban para la pesca redes hechas con intestinos de lobos marinos o fibra de totora trenzada. Tenían como núcleo básico a la familia, y una docena de éstas constituían una banda, pequeña forma de asociación compatible con su vida nómada.
C) Culturas de Arica. El Espacio Andino: Bajo el rótulo de “Culturas de Arica” se engloba la presencia de distintos restos arqueológicos presentes en el área interior y altiplánica de Arica y regiones fronterizas. Etnográficamente, las poblaciones reflejan su pertenencia a los grupos “Aymaras” mayoritarios en el asentamiento del sector altiplánico de Perú, Bolivia y Chile. En valles y oasis como Pica, Azapa y Camarones.
Desarrollan la agricultura, especialmente del maíz, papa y quínoa. En el altiplano, son pastores de llamas y alpacas, practican la trashumancia, y desarrollan un comercio de larga distancia e intercambio cultural.
Hábiles tejedores y alfareros, son pastores y agricultores andinos, que hoy día alcanzan una cifra cercana a los 20.000 habitantes. Con propiedad representan hoy día el legado milenario de las culturas andinas, con una rica historia prehispánica.
D) Los Atacameños: Habitaron los valles de las cordilleras de Tarapacá y Antofagasta, la Puna de Atacama y las actuales provincias argentinas limítrofes. Hablaron el Kunza y vivieron como ya se ha dicho la influencia de Tiahuanaco, Imperio que desapareció hacia el año 1200 luego de influir entre otros a los sectores de Azapa y San Pedro de Atacama dejando su impronta cultural, social, económica y política. Su lugar será ocupado más tarde por los Incas que hicieron sentir su dominio a través de expedientes militares. Fueron agricultores, a pesar de la escasez de tierra cultivable y de agua. Cultivaron esencialmente maíz, quinoa, zapallos, calabazas, porotos y ají. Sus siembras eran realizadas en las partes bajas de los valles y en laderas de quebradas y cerros donde construyeron andenes o terrazas contenidos por pircas. Complicadas redes de canales, alimentados por estanques artificiales, aseguraban la irrigación de los andenes. También usaron el cultivo en Canchones, tierras cavadas bajo la capa salina del desierto humedecidas por aguas subterráneas. La ganadería auquénida aseguraba carne, lana, guano y transporte. Desarrollaron actividades de pesca y caza con boleadoras. Su cerámica, de fines religioso-ceremoniales fue también sobresaliente, era negra y roja, pulida o grabada con motivos antropomorfos y geométricos. Tuvieron otras múltiples artesanías de distintos materiales: lana, algodón, totora, cuero, hueso, piedra y hasta pelo humano. Trabajaron el cobre, el estaño, la plata y el oro usando hornos de fundición o huairas, moldeando en crisoles de piedra o cerámica. De ese trabajo salieron objetos de diversos usos como herramientas, cuchillos, tumis, adornos personales como alfileres o tupus, vasos, anillos, aros, etc. Del trabajo de la madera fabricaron tabletas y tubos para aspirar rapé.
Mantuvieron un comercio fluido con la costa, los diaguitas al sur y los indígenas del Perú al norte. La unidad básica de la estructura social atacameña era el ayllu o grupo de familias unidas por lazos de parentesco consanguíneo. El ayllu era propietario de las tierras y su jefe las repartía entre las diversas familias que lo integraban de acuerdo al número de sus componentes. Varios ayllus componían un señorío que ejercía dominio sobre una extensa área irrigada, la cual era defendida celosamente de los otros señoríos.
Probablemente a esa misma escasez de tierras cultivables se debe la necesidad de levantar pucarás y murallas alrededor de las ciudades. Los atacameños conformaron varios “señoríos” cuyos principales centros se ubicaban en las orillas del río Loa, como San Pedro de Atacama, Chiu-Chiu y Lasana; en las quebradas del interior: Ayquina, Caspana,
2. NORTE SEMI-ÁRIDO o NORTE CHICO.
A) Los Diaguitas: Los diaguitas eran un pueblo de agricultores y ganaderos, que ocupaban los valles transversales desde Copiapó al Aconcagua. Sobresalen por la notable factura y belleza de su cerámica de colores rojo, negro y blanco. Sus formas incluían ollas, pucos y vasos, pero las más típicas fueron los jarros zapatos y los jarros patos.
Sus sepulturas, son testimonios de creencias en una vida ultraterrenal. Los cultivos se realizaban en los valles, irrigando las tierras por medio de canales artificiales. En la costa, utilizaban cabezas de sardinas como fertilizantes; en el interior lo hacían con guano de llamas y alpacas. Sembraban especialmente, maíz, porotos, papas, quinoa, y calabazas. En algunos sectores cultivaban también algodón. El ganado auquénido les proporcionaba además, lana, carne y medio de transporte.
Completaban su alimento con la caza y la pesca desarrollada en ríos y costa. Del fruto del algarrobo y del maíz fabricaban bebidas alcohólicas. Trabajaban los metales y las piedras preciosas como la turquesa. La familia era la unidad básica de la organización social. Practicaban la poligamia.
Varias familias, emparentadas por lazos consanguíneos, vivían en las aldeas reconociendo como jefe al más anciano de ellos. Las aldeas se unían en señoríos en los cuales al parecer el señor de arriba tenia preeminencia sobre el señor de abajo. Estos se desenvolvieron con gran autonomía debido al relativo aislamiento de los valles. Hablaron el Kakan, lengua hoy prácticamente extinguida. La conquista inca destruyó la autonomía de esta cultura y su influencia sobre otras.
3. PUEBLOS AGRICULTORES DEL VALLE CENTRAL DE CHILE.
Picunches, Mapuches-Araucanos, Huilliches: En el valle longitudinal -Chile Centro-Sur- vivían pueblos agricultores. Conformaban tres grupos: los picunches, mapuches-araucanos y huilliches. Es preciso tener en cuenta que la palabra “mapuche”, gente de la tierra, sirve para designar a todos los grupos de agricultores que habitaban el Valle Central, y/o sólo para aquellos que lo hacían entre los ríos Itata y Toltén, a quienes los españoles designaron araucanos.
A) Picunches (gentes del norte).
Estos grupos ocupaban la zona comprendida entre los ríos Aconcagua e Itata. Entre los pueblos del valle entral, los picunches alcanzaron un mayor desarrollo cultural, debido a la influencia que recibieron de las tribus del Norte. Vivían en pequeños caseríos y tenían como jefe de la comunidad a un cacique. Su agricultura era muy rudimentaria, consistente en maíz, papas, ajíes y calabazas entre otros productos, ya que la buena calidad de la tierra y la abundancia de agua no les exigió una mayor especialización. Sus rebaños de llamas o chillihueque (ovejas de la tierra) eran aprovechados sobre todo para obtener lana, siendo consumidas sólo en las grandes festividades. Los picunches eran polígamos. El hombre compensaba con bienes como frazadas o ponchos al padre de la novia ya que ella significaba una importante fuente de ingresos por la labor prestada en el ámbito productivo. Concretándose un matrimonio normalmente a través del mingaco o trabajo cooperativo se procedía a levantar la ruca que serviría de morada a los recién casados. A medida que se avanzaba hacia el Sur las costumbres agrícolas de los picunches iban variando. La mayor cantidad de lluvias, distribuidas a lo largo del año, hacían innecesaria la irrigación artificial. Practicaban, entonces, el sistema agrícola de la roza.
B) Los Mapuches (Araucanos).
Los mapuches (araucanos) se localizaban entre los ríos Itata y Toltén. Hablaban mapudungun y compartían muchos de los elementos culturales con picunches y huilliches.
De acuerdo con una teoría, habrían llegado desde el otro lado de la cordillera dividiendo a los antiguos ocupantes del valle central en dos grupos, a los que denominaron Picunches (gentes del norte) y Huilliches (gentes del sur), respectivamente.
• División del territorio y organización social: El Lovche era la unidad familiar básica, organización de tipo patriarcal, que antes de la llegada de los españoles constituía un hogar polígamo, vale decir, un hombre con varias mujeres como esposas, conviviendo y trabajando un mismo territorio.
Practicaban la agricultura, completando la dieta alimenticia con la caza y recolección. Además desarrollaron la ganadería y ciertas artesanías. Las familias formaban pequeñas comunidades, dispersas en el hábitat boscoso.
El levo o rehue es la agrupación de lovches (o lov) de un mismo linaje, que ocupan un territorio en común. El ayllarehue – reunión de “nueve rehues” – es el nivel de la organización social inmediatamente superior y correspondería a la noción de una pequeña provincia. En todo el sistema ejercían el poder los lonkos o jefes.
Los grandes territorios o Butalmapus tienen como base la división ecológica prehispánica, cuya integración se logró aparentemente por la necesidad de hacer más eficaz la resistencia al español, alcanzando su máximo poderío en el siglo XVII, el siglo de los parlamentos. Se distinguían el lavquenmapu, la tierra costera, el lelvunmapu la tierras de los llanos y el Inapiremapu, la tierra nevada (la precordillera).
• Concepciones religiosas mapuches: Según la concepción mapuche las deidades viven en el Wenu Mapu o región celeste presidida por el Ngenechen, ser supremo que vela por el bienestar del pueblo. La machi coloca en contacto el mundo sobrenatural y el natural. En su compleja concepción el Pillán personifica los espíritus de los antepasados que por estar más cerca de los hombres es un paso obligado en la comunicación con el mundo sagrado. Entre sus ceremonias, las más conocidas son el machitún en la cual la machi combate los wekufus o espíritus malignos para curar las enfermedades demostrando estar dotada de facultades adivinatorias y terapeuticas( uso de plantas medicinales) y los machitunes, las ceremonias o rogativas que se hacen en forma comunitarias por las buenas cosechas u otros propósitos del pueblo.
• La economía de los mapuches: Antes de la llegada de los españoles, la subsistencia mapuche se relacionaba con la caza y recolección de productos de la amplia y variada gama existente en la flora y fauna de la región. Los hombres se dedicaban a la caza y las mujeres a la recolección de frutos silvestres como el maqui, murta, frutilla, etc. En la precordillera, la recolección del piñón fue básica en la dieta alimenticia de los indígenas de aquella región. El lavquenche o habitante de la costa, pescaba y recolectaba algas y mariscos.
La llama fue domesticada por los mapuches. La posesión era símbolo de alcurnia y riqueza, ya que su lana era la única usada para la confección de textiles. El cultivo de la tierra, basado en la roza, proporcionaba maíz y pequeños huertos de porotos, papas, calabazas y ajíes.
Las labores señaladas actuaron para que el asentamiento no fuera totalmente sedentario y se producía una movilidad que favorecía las relaciones de intercambio. La adopción de ovejas, caballos, vacunos, manzanas y otros productos con la llegada del español alteró las formas de vida de los grupos pacificados y sometidos al régimen de encomiendas, no fue así en los indómitos territorios del sur que exacerbaron su movilidad por la guerra de Arauco y la introducción del caballo.
Después de la pacificación de la Araucanía (s. XIX), reducidos los indígenas a tierras concedidas por el Estado, disminuyen paulatinamente las labores de recolección de productos silvestres y crece, en cambio, la actividad agrícola. Recién en el S. XX se puede hablar de una economía con base agrícola entre los mapuches. Se adquieren técnicas de cultivo, rotación de suelos y uso de animales de arado a través del contacto con los campesinos.
• Matrimonio y Educación: Las costumbres matrimoniales eran semejantes a las de los picunches. Cuando se había llegado a acuerdo por la compensación de la novia, el futuro esposo, acompañado de sus parientes más cercanos, asaltaba la casa de la novia para raptarla, originándose así, una lucha entre las familias, al término de la cual se celebraba la fiesta. Cada hombre podía tener tantas mujeres como lo permitiese su riqueza. A la muerte del padre, el hijo mayor heredaba sus esposas, con excepción de la madre.
Los niños eran educados al aire libre. Se procuraba desarrollar la fuerza en los varones, a fin de que fuesen buenos guerreros. De las niñas esperaban que diesen a la luz hijos sanos y vigorosos.
• La Guerra: La guerra era la principal tarea masculina. Las mujeres realizaban las labores domésticas, se preocupaban de los cultivos y tejían. Cuando debían enfrentarse a un enemigo foráneo, solían agruparse eligiendo un jefe que los comandase, el toqui, quien mantenía ese cargo hasta que se lograba la victoria o se acordaba la paz. Esta se celebraba en una reunión donde, tras largos discursos, los bandos enterraban sus armas y plantaban un canelo.
• Los Juegos y la Educación Oral: La chueca y la pelota fueron los principales juegos de habilidad practicados por los mapuches. Eran eximios oradores y recitadores, cualidades que demostraban en las numerosas reuniones y fiestas que celebraban y que constituyó una tradición muy interrumpida con la llegada del español.
C) Los Huilliches (Gente del Sur): Ocuparon el sector del territorio comprendido entre el río Toltén y la Isla Grande de Chiloé. Sus cultivos más importantes eran el maíz, la papa, y la quínoa. La crianza de llamas constituía su ganadería. A pesar de formar parte del pueblo mapuche, el padre Alonso de Ovalle los describe en los siguientes términos: “Son gente apacible, de noble condición y muy amorosos y no tan guerreros como los araucanos y en esta opinión están tenidos y reputados”.
4. PUEBLOS CAZADORES – RECOLECTORES DEL CENTRO Y DEL SUR.
A) Chiquillanes: Grupo étnico Sur-Andino que habitaba y circulaba en la banda Occidental y Oriental de la cordillera de Los Andes. Según uno de los mapas históricos más antiguos del continente, se les ubicaba entre los 34º y 35º de latitud Sur (Fuente: Mapa de América, Juan de la Cruz Cano y Olmedilla). Entre los cronistas existe acuerdo en describirlos como un grupo de cazadores-recolectores andinos de elemental desarrollo cultural y poca densidad de población; alimentándose de raíces silvestres, de la caza del guanaco y especies menores, albergándose en toldos de cuero.
B) Pehuenches: La palabra pehuenche, en idioma mapuche o mapudungun, significa gente del pehuén, y designa a grupos indígenas pre-cordilleranos que vivían de la recolección de los piñones, desde Chillán hasta Antuco, aproximadamente. De vida nómada, complementaban su dieta con la caza y recolección andina, en el Sur de Chile. Habitaban toldos de cuero. Incorporan el caballo traído por los españoles convirtiéndose en hábiles jinetes y guerreros. Les sirve también para transportar enseres y toldo, además de cumplir funciones comerciales entre ambos lados de la cordillera.
C) Puelches: Ocupan la región entre Valdivia y Osorno. Aprovechando los numerosos pasos cordilleranos, tienen estrecho vínculo con cazadores pampeanos y al parecer, el mismo origen cultural. La denominación étnica misma así lo sugiere. En idioma mapuche, puelche significa gente del Este. Para cazar animales de mayor envergadura utilizaban boleadoras y lazos. Solían recorrer grandes distancias en las pampas y en espacios andinos. Como armas ofensivas disponías de arcos y flechas, lanzas y hondas. La estructura social y básica era la familia, agrupadas en bandas, funcionales a su vida nómada. Poseían escasa densidad de población: cada parcialidad o grupo no sobrepasaba los veinte o treinta indígenas; completando su dieta de frutos silvestres con el consumo de carne de guanaco.
D) Los Poyas: Nombre que designa al grupo étnico más austral de cazadores -recolectores cordilleranos.
De vida nómada, solían llegar hasta las orillas del Pacífico, en lo que es hoy la XI Región de Aisén. Es una sociedad simple, organizada en bandas y familias nucleares y cuyo modo de vida depende de la caza y recolección en el ámbito sur-andino meridional. Grupo étnico con escaso número de población, lo que explica que haya desaparecido rápidamente.
5. ABORÍGENES DEL EXTREMO SUR
A) Las bandas canoeras. Nómades de mar: Yámanas o Yaganes, Alacalufes o Kaweshkar y Chonos:
Las bandas canoeras, chonos, kaweshkar o alacalufes, y yámanas o yaganes, deambulaban por los mares del extremo sur del país.
Los chonos navegaban al sur de Chiloé especialmente entre el Golfo de Penas y la Península de Taitao; entre ella y Tierra del Fuego lo hacían los alacalufes; mientras que los yaganes conformaban el grupo más austral encontrándoseles al Sur de Tierra del Fuego. Debido a las actividades de pesca y recolección de mariscos, estos pueblos recorrían incesantemente los canales y senos buscando los lugares que podían ofrecerles algún resguardo y abundancia de alimentos. A pesar del frío, el viento y la nieve, los canoeros, apenas cubrían su espalda a la cintura con un trozo de cuero de lobo marino o pieles de guanaco y en ocasiones dormían a la intemperie, sobre la nieve, apretados unos con otros a manera de ovillo. Para la pesca usaban arpones
de distintos tipos. Las mujeres, recolectaban mariscos y algas. Los chonos usaban arpones de madera y cuchillos de hueso de ballena. Las canoas que utilizaban eran pequeñas. Los chonos, como consecuencia de su vecindad con los huilliches, las fabricaban de tronco o tablas, semejantes a las dalcas chilotas. La familia fue la unidad sociopolítica básica. Aunque aceptaban la poligamia, generalmente poseían sólo una mujer. No había reglas que regularan el casamiento. Bastaba con que los futuros esposos no fuesen parientes cercanos.
B) Bandas Pedestres: Tehuelches, Patagones o Aonikenk: Las bandas nómadas de Tehuelches o Aonikenk vivían en las estepas de coirón al Norte del Estrecho de Magallanes. Fueron denominados patagones por los primeros europeos que atravesaron dicha Región.
Cazaban el guanaco y el ñandú capturado éste por medio de boleadoras arrojadas a sus patas. Culturalmente pertenecen a la tradición pampeana.
C) Nómades de Tierra del Fuego: Los ONAS o Selknam: Los onas eran cazadores y recolectores situados en la isla grande de Tierra del Fuego, que se desplazaban en busca de guanacos, zorros y ratas. Eran de estatura relativamente elevada, cubrían sus cuerpos con pieles de guanaco y empleaban grandes arcos y flechas para la cacería. Sus viviendas, que cambiaban de sitio según la necesidad, eran pequeñas estructuras cónicas de ramas cubiertas con cuero y corteza de árbol. No eran canoeros como otros pueblos del extremo austral, a pesar de que también aprovechaban los productos del mar. Su número era muy escaso. Su organización social se basaba en la familia, por lo general monogámica, y en un consejo de mayores que reconocía la autoridad del más anciano. Los muchachos, al comenzar la pubertad, eran sometidos a una ceremonia secreta de iniciación – el kloketén -, en una choza alejada de la presencia de mujeres, donde los hombres adultos les preparaban para su vida futura y les transmitían sus creencias. La ceremonia tenía por objeto, además, mantener la sumisión de las mujeres, para cuyo objeto utilizaban máscaras y se pintaban los cuerpos desnudos de manera cabalística, simulando ser espíritus. Creían en un ser superior que vigilaba las acciones de los hombres para castigar en vida y después de la muerte.

Inserción de Chile en la globalización

Chile en el mundo globalizado

Imagen

Segunda Guerra Mundial

segunda-guerra-mundial